Galería

Las lesiones: Causas y prevención.

En el deporte de alta intensidad y levantamiento de grandes pesos, es muy fácil que con cualquier movimiento incorrecto se produzca una lesión, muchos entrenan arrastrando secuelas de una lesión tras otra o constantes dolores musculares sin poner ningún remedio, hasta que la lesión es lo suficiente grande como para detener el entrenamiento durante un tiempo.

La causa más común para entrar en una excesiva sobrecarga muscular de un músculo secundario o una lesión, es la falta de técnica. Es decir, una mala ejecución de los movimientos que conforman un determinado ejercicio. Aunque no siempre es así, en ocasiones la técnica funciona correctamente, pero no aislamos lo suficiente otros músculos que pueden dañarse a causa del esfuerzo realizado por el gran peso que levantamos y en otras ocasiones realizamos los ejercicios de un determinado músculo con un excesivo peso.

Casi todas las lesiones se producen al trabajar con mancuernas o barras, son ejercicios más agresivos y también efectivos, pero conllevan más riesgos. Para aislar los riesgos es importante seguir los siguientes consejos.

Cuando trabajamos con mancuernas o barras y subimos de peso, una orientación para no excederse demasiado en el peso a levantar es, en la primera serie de cualquier musculo a trabajar siempre debemos de superar o llegar a las 7 repeticiones. Ello nos garantiza un sobreesfuerzo asumible sin demasiados excesos de sobrecarga que puedan producir lesión. Por otro lado, es recomendable que siempre que podamos realizar los ejercicios con mancuernas o barras correctamente y sin perjuicio de la técnica, los realicemos sentados y con la espalda apoyada. La espalda y sobre todo los movimientos de hombros de autoayuda que se realizan inconscientemente para propulsar el peso, son zonas donde mayores lesiones se concentran.

Hay lesiones que se producen por exceso de esfuerzo acumulado, demasiadas series con demasiada carga total de kilos levantados para un mismo músculo en un determinado espacio de tiempo. Es decir, congestionamos un músculo excesivamente hasta provocar más rotura fibrilar de la que puede ser reparada.

Está claro que cuando hacemos una rutina para un músculo hay que llegar a la congestión de ese músculo para que se produzca el efecto deseado, pero el exceso hace que ese músculo invierta más tiempo en la recuperación que en el fortalecimiento del mismo. Cada vez hay más artículos científicos que lo corroboran, puede que pasarse finalmente sea detenerse.

Resumiendo, para evitar lesiones tenemos… Una correcta ejecución de los ejercicios, proteger la espalda, evitar excesiva sobrecarga muscular con demasiadas series y nunca levantar más peso del que deberíamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s