Galería

Estancamiento: ¿Levantas más carga de la que deberías?

Cuando se evoluciona físicamente levantando pesas, se quiere levantar cada vez más carga, de esta forma sabemos que progresamos y que vamos a estar más fuertes. Esto es cierto, pero ese camino casi siempre se realiza con un paso de más, es decir, se va demasiado acelerado con el incremento de carga en las rutinas y aunque no lo parezca, esto puede derivar en un largo o continuado periodo de estancamiento.

Darse cuenta del error más frecuente “el exceso de carga” no es tan sencillo, casi siempre se descubre el error cuando se lleva tiempo sin progresión y ya se han descartado otros factores… Se cambia la rutina, se revisa la dieta y siguen sin aparecer los resultados. El “chip” en este deporte funciona así, se tropieza varias veces con el mismo dilema en más de una ocasión queriendo levantar cada vez más carga.

Dentro de este contexto, el estancamiento se produce porque no hay progresión en los músculos utilizados aunque se levante más carga y la razón más común es la pérdida de la técnica progresivamente dentro de un entrenamiento a medida que se agotan las energías debido al exceso de carga, con la consiguiente escasa hipertrofia en las fibras de tipo II. Este error va acompañado de una fase concéntrica o positiva que sobreentrena el músculo implicado, pero con una fase excéntrica o negativa realizada de forma desacertada y rápida con ayuda de la gravedad.

En este deporte la mentalidad debe de ir por un único camino, hay que tener siempre en cuenta realizar la fase negativa de forma equilibrada y con la suficiente concentración para que la técnica sea perfecta. Teniendo en cuenta este concepto, levantar más carga debe de ser un concepto de segundo plano que llegará con toda seguridad si realizamos los ejercicios correctamente con el peso adecuado. Como ejemplo… Recuerdo como un culturista profesional realizaba Curl de bíceps concentrado con una mancuerna de 16 kg y su cara era todo un poema de sufrimiento y me sorprendía cuando yo realizaba ese mismo ejercicio con más carga, pero había una diferencia, el culturista realizaba una fase negativa de libro con movimientos ajustados a la técnica, mientras que en aquel entonces yo no tenía en cuenta la fase negativa o excéntrica del ejercicio.

Este último ejemplo muestra claramente como la técnica es primordial en la progresión y con ella se puede consensuar un continuado crecimiento muscular, pero sin ella aunque existan otros factores favorables como la dieta, el descanso y una buena rutina, no se consigue avanzar en este deporte. Por ello, antes de modificar cualquier rutina o circunstancia que implique estancamiento, hay que preguntarse si se realiza una buena técnica en los ejercicios. Muchas veces esta respuesta queda vacía con un “creo que sí” y para certificar si la técnica es acertada hay que recurrir a otras personas que nos vean entrenar o gravar nuestros ejercicios en vídeo para descartar con ayuda ajena cualquier duda al respecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s