Galería

¿Cansado de cambiar de rutina y no progresar?

La gran mayoría de los que buscan algún tipo de progresión en sus objetivos de crecimiento muscular, ganancia de fuerza o ambos objetivos a la vez, detienen como mínimo en una ocasión su progresión. La progresión puede detenerse incluso durante años, cuando realmente hay soluciones para resolver el problema y tan solo hay que tener en cuenta algunos conceptos o variantes que pueden dar un giro radical a la situación.

En un principio ya sabemos que hay que tener en cuenta los tres pilares fundamentales, descanso suficiente,  una buena dieta que se ajuste a nuestros objetivos y como último pilar una acertada rutina. Posiblemente este último pilar sea el más complicado, ya que cada uno de nosotros por nuestras características funcionales, metabólicas y físicas, tenemos que encontrar nuestra rutina personalizada. Es muy difícil que una misma rutina de los mismos resultados a todos aquellos que la ejecuten, ello no significa que no sea acertada, para algunos una misma rutina puede ser excelente, para otros carente y para el resto inapropiada.

Existen muchas variantes que pueden determinar nuestra progresión…

-Exceso o falta de volumen de entrenamiento: Exceso o carencia de ejercicios, series o repeticiones.

-Exceso o falta de carga con deficiente técnica: Poco peso utilizado o un excesivo peso que hace que no se aíslen suficiente los músculos que se entrenan para alcanzar el estrés necesario, en muchas ocasiones debido a una deficiente técnica.

-Exceso o falta de Intensidad: Descansos entre series demasiados prolongados o descansos demasiado cortos, repeticiones incompletas en su ejecución, una ejecución de los ejercicios demasiado explosivos en la fase positiva o demasiado lentos en las fases negativas con el consiguiente sobre entreno y/o sobrecargas musculares excesivas.

-Mala organización de la rutina: Rutinas mal diseñadas donde se ejecutan ejercicios para músculos grandes al final del entrenamiento, ejercicios poco eficaces, falta o exceso de ejercicios para un mismo músculo, no realizar ejercicios que impliquen más la estructura ósea que generen el suficiente estímulo anabólico del organismo, etc.

-Limitaciones físicas o genéticas: Realizar ejercicios que producen agotamiento antes que congestión o hipertrofia muscular, problemas funcionales que no aíslan correctamente el musculo a entrenar, existencia de un estancamiento genético sin ser identificado (tiene solución), etc.

Como vemos son muchas las variantes que interfieren en una rutina 100% efectiva, por cada variante que influya negativamente en nuestra rutina, este porcentaje de efectividad va bajando. Por lo tanto, si llegan a acumularse demasiadas variantes negativas o muy negativas, podemos llegar a no conseguir absolutamente nada con nuestra rutina.

Tenemos que tener cada variante en cuenta e ir probando aquellas variantes que puedan ser inadecuadas. Para tal fin, lo mejor es anotar todos los progresos y cambios en nuestra rutina para conocer en todo detalle la progresión con cada variación, hasta que finalmente conozcamos nuestra capacidad personal de progresión. Cada persona necesita un tipo de variantes diferentes en su rutina para que esta sea altamente efectiva, como ejemplo tenemos las famosas rutinas machacantes de Arnold y por el lado opuesto las de Dorian Yates, 6 veces míster Olympia y defensor de la filosofía de entrenamiento Heavy Duty de Mike Mentzer.

Diseñar una rutina muy efectiva nos puede llevar tiempo, lo normal es que se vayan alternando rutinas no muy efectivas con cierta progresión hasta que se alcance un nivel intermedio o avanzado, a partir de aquí la efectividad irá en descenso hasta que consigamos diseñar nuestra óptima rutina con las variantes adecuadas. Por ello, es normal que al principio nuestra rutina sea recetada por nuestra falta de experiencia, pero durante nuestra madurez en este deporte, debemos de tomar las riendas en el diseño de nuestro propio plan de entrenamiento.

Mi consejo es que cuanto antes seamos autodidactas y seamos capaces de nutrirnos de la suficiente información al respecto, antes tendremos nuestra mejor rutina y menos tiempo habremos perdido de progresión. Hay estudios que hablan de una pérdida de efectividad en la progresión de hasta un 60% en los tres primeros años de entrenamiento en este deporte y ello contando que el primer año es en el que más se progresa, ello significa que en esos tres años se puede perder más de la mitad de la progresión por nuestra falta de conocimientos. O lo que es lo mismo… Más de un año de entrenamiento realizado para nada.

Como ayuda para aquellos que tras este artículo se dan cuenta de que pueden haber caído en varios errores y no ven progresos suficientes en su entrenamiento, aquellas variantes que más se repiten contra la progresión van relacionadas con deficiencias en: El volumen de entrenamiento, insuficiente descanso muscular, exceso de peso utilizado, falta de intensidad en los ejercicios mono articulares destinados a hipertrofia, un mal diseño en los ejercicios de fuerza.

Espero sirva de ayuda este artículo, no dudéis en preguntar cualquier duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s