Galería

Suplementación ¿Sí o No?

En el mundo del deporte de los hierros siempre se ha dicho que tras una buena alimentación que cubra todas nuestras necesidades, no es necesario la toma de ningún suplemento, y es cierto pero puntualizando. No es lo mismo un metabolismo joven que un metabolismo de una persona de más de 40 años, voy a explicar las razones por las que los suplementos son muy necesarios a partir de esta edad.

Hay numerosos estudios que verifican la existencia de la degradación muscular por la edad, sobre todo a partir de los 40 años y la costosa o nula progresión que puede llegar a tener alguien en el incremento de fuerza o creación de masa muscular.

La evidencia científica dice que el músculo esquelético representa el 50% de nuestro peso corporal en adultos jóvenes y según la edad va disminuyendo hasta alcanzar el 25% sobre los 75-80 años. La masa muscular, después de los 50 años de edad, disminuye a una tasa anual del 2,1%.

Respecto a la fuerza muscular, disminuye de forma gradual desde los 30 años hasta cerca de los 50 años de una forma apenas apreciable y entre los 50-60 años desciende hasta 1,5% anual, para posteriormente alcanzar el 3%. Estos datos no son suposiciones, son estudios científicos de prestigio internacional.

Siguiendo con más datos científicamente probados y sin ánimo de hacer esta entrada excesivamente larga y técnica, por la edad bajan la cantidad de células satélite (del 141% al 51%) con las consecuencias de sufrir diferentes niveles de sarcopenia asociados a la atrofia de fibras musculares. Baja la testosterona a un ritmo de 1% anual y muchos otros indicadores que tienen mucho que ver con la síntesis de proteínas.

Con estos datos queda demostrado que es necesaria una suplementación que aporte aquello que ayude a nuestro organismo a preservar la máxima fuerza y musculatura aunque la edad vaya avanzando. Y no solo eso, se puede aspirar manteniendo unos niveles ajustados de suplementación, a ganar fuerza y musculatura independientemente de la edad que se tenga (Peterson, 2010), (estudios de Santiago Adolfo Arboleda Franco, Fredy Alonso Patiño Villada y José Antonio de Paz Fernández).

Volviendo a la pregunta de esta entrada, solo nos queda saber qué tipo de suplementos nos pueden ayudar. Para que quede muy claro, soy de los que nunca tomaría nada que no fuese o provenga de fuentes naturales es decir, suplementos naturales con su marca de autentificación y calidad.

Los suplementos necesarios son aquellos que solo deben de cubrir las carencias en nutrientes o las debidas al envejecimiento… niveles bajos en algunas vitaminas y minerales, bajada de la testosterona, escasa síntesis de proteínas, etc. Todas estas carencias terminan dificultando los procesos que necesitamos para aumentar fuerza y masa muscular.

Los suplementos, que incluso yo suelo tomar, van diseñados en etapas durante un año, no voy a citar marcas comerciales, cada uno de vosotros deberá encontrar la calidad suficiente en los productos que propongo en el siguiente diseño de suplementación anual.

-De Marzo-Agosto: (6 meses)

. Multivitamínico (con el desayuno). Muy necesario e importante, corrige carencias, favorece el correcto funcionamiento de algunas moléculas y nos aporta un plus de energía.

-De Septiembre-Febrero: (6 meses)

. Colágeno con Magnesio y vitamina C (antes desayuno diluido). Es la proteína esencial de los cartílagos, tendones y huesos. El Magnesio y la Vitamina C, contribuyen a un correcto funcionamiento de los músculos y el sistema nervioso.

. Monohidrato de Creatina (con el desayuno durante tres meses, Sep.-Nov.-Ene.). Nos aportará un poco más de energía y es muy eficaz contra la pérdida de músculo por el envejecimiento.

-De Octubre-Enero: (4 meses)

. Extracto de Jengibre + Zinc (después de la comida). El Jengibre mejora y regula el metabolismo en general y aumenta ligeramente la producción de testosterona junto al Zinc. No está plenamente demostrado, pero a mí me funciona. Además, el Zinc disminuye en nuestro organismo por la edad y es esencial para nuestro metabolismo.

Todos estos suplementos naturales deben de tomarse según las dosis recomendadas por el fabricante y haber consultado previamente con un profesional por si sufrimos alguna incompatibilidad por toma de otros medicamentos o problemas de salud. Hay que asegurarse de la calidad de lo que tomamos y para qué sirven los suplementos, para ello no está demás buscar información de divulgación científica.

Por otra parte, la suplementación con batido de proteínas solo es necesaria si no se cubren las necesidades proteicas diarias. En mi caso las suelo tomar después de entrenar, ya que disminuyo la ingesta de proteínas los días de entrenamiento a favor de los hidratos de carbono para tener la suficiente energía.

Espero que esta entrada os ayude a muchos de vosotros a seguir progresando sin el inconveniente de la edad.

Un cordial saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s